La Guía Epica de la Abdominoplastia

Riesgos de una abdominoplastia

Entra con los ojos bien abiertos

Muchos de los riesgos de una abdominoplastia son iguales a los de cualquier otro tipo de cirugía plástica, pero hay algunas que son específicas para el procedimiento. Aquí, entonces, hay algunos de los riesgos a los que se está expuesto…

Necrosis - un riesgo aterrador, pero poco común, de una abdominoplastia

La necrosis es la muerte del tejido. En este caso, se refiere a la muerte del tejido debido a la falta de flujo sanguíneo. Cuando corta un tejido y se vuelve a unir, disminuye el flujo sanguíneo hacia y a través de esas áreas. Normalmente, eso no es suficiente para causar necrosis. Pero hay cosas que pueden aumentar el riesgo de necrosis, es decir …

  • El uso de productos que contengan nicotina;
  • Consumo de cafeína;
  • Diabetes;
  • Sobre disección de tejido

La nicotina disminuye el flujo sanguíneo al tejido. Entonces, cuando agregas eso al trauma de la cirugía, aumenta dramáticamente tu riesgo de necrosis.

Y es por eso que los cirujanos te dirán que dejes de fumar por lo menos un mes antes y un mes después de la cirugía.

En cuanto a la sobreextracción de tejido, esto puede que suceda con un cirujano no especializado, pero también sucede cuando se realizan múltiples procedimientos a la vez. Mientras más piel se corte, mayor es el riesgo.

Reproducir vídeo

Irregularidades del ombligo

Con una abdominoplastia completa o una abdominoplastia de Fleur de lis, el ombligo se desconecta de la piel del estómago y se recorta un nuevo orificio para el ombligo una vez que la piel ha sido bajada hacia la nueva posición deseada.

Darle la forma de un nuevo ombligo es una habilidad y, según el cirujano, algunos pueden verse mejor que otros.

Reproducir vídeo

Cicatrización

En realidad, con la abdominoplastia, tienes cicatrices garantizadas. Tal vez incluso tres en el caso de la abdominoplastia Fleur de lis. El riesgo es que podrías terminar con una cicatriz roja, hinchada, irregular o demasiado alta.

Con la abdominoplastia, tienes cicatrices garantizadas.

Con la abdominoplastia, tienes cicatrices garantizadas.

Seroma de la abdominoplastia

Un seroma abdominal es una acumulación de líquido debajo de la piel. El seroma es de apariencia amarillenta y es el mismo tipo de fluido que ves cuando alguien se ha raspado la rodilla o el codo.

La mayoría de los cirujanos usarán drenajes ubicados estratégicamente para drenar el líquido del abdomen por cierto tiempo después de la cirugía. Estos drenajes impiden la formación de seromas.

Poco a poco, la cantidad de líquido que se drena disminuye y los drenajes se pueden eliminar. Sin embargo, si se eliminan demasiado pronto, se puede formar un seroma. En este caso, debes hacer que el médico drene el fluido manualmente, con una jeringa, cada ciertos días.

Los seromas de abdominoplastia no son poco comunes y los cirujanos no los consideran peligrosos. A menudo se disuelven con el tiempo, pero a veces, dependiendo del tamaño, deberán ser drenados por tu médico, generalmente con una jeringa.

Orejas de perro post abdominoplastia

Las orejitas de perro se producen cuando la piel en los extremos de la cicatriz inferior del abdomen sobresalen. La principal causa de las orejitas de perro es que la piel en el exterior de la cicatriz está más suelta que la piel de la cicatriz. La piel suelta se pliega sobre la piel apretada.

Si las orejas de perro se doblan después de la cirugía, se corrigen fácilmente con anestesia local, recortando el exceso de piel o con un poco de liposucción. De cualquier forma, la mayoría de los cirujanos esperarán al menos seis meses para hacer algo así, ya que tu cicatriz tarda tanto en sanar por completo.

Irregularidades en la piel o en el contorno de la figura

Muchas abdominoplastias se realizan junto con otros procedimientos, el más común es la liposucción. Con la liposucción corres el riesgo de presentar irregularidades en el contorno, como hoyuelos u ondulaciones de la piel.

Piel suelta

Como mencioné anteriormente, la parte realmente más difícil de esta cirugía es el saber cuánta piel debe ser removida. Si el cirujano no quita lo suficiente, podrías terminar con un abdomen con piel más suelta de lo que esperabas.

Otro factor que determina cuán apretada luzca tu piel después de la cirugía es tu edad y si fumas. La piel pierde elasticidad a medida que envejeces. Por lo tanto, cuanto más viejo seas cuando te sometas a la cirugía, mayor es el riesgo de obtener piel flácida. Y si fumas, puedes darte cuenta de que tu piel no es tan ajustada como le gustaría.

piel más suelta despues abdominolplastia
Si el cirujano no quita lo suficiente, podrías terminar con un abdomen con piel más suelta de lo que esperabas.

Entumecimiento u otros cambios en la sensibilidad de la piel

Si has visto algún tipo de video sobre cómo se realiza una abdominoplastia, verás que comprende levantar una gran área de piel y grasa del músculo subyacente. Debido a la cantidad de tejido que se mueve, existe la posibilidad de que experimentes entumecimiento en una o más áreas. O experimentarás otras sensaciones en el área afectada.

TVP o trombosis venosa profunda

La trombosis venosa profunda o TVP es un coágulo de sangre que se forma en las piernas. Por sí solos, los coágulos de las piernas se pueden tratar con bastante facilidad.

Pero si un coágulo de la pierna se libera, puede llegar a los pulmones, en donde se convierte en una embolia pulmonar potencialmente mortal.

La prevención de coágulos de las piernas es fácil. Solo asegúrate de levantarte y moverte todos los días durante 10-20 minutos.

Incluso si das vueltas en tu habitación, simplemente levántate y camina Y cuando estés acostado, levanta tus piernas. Dóblalas, enderézalas, y gira tus tobillos.

Los síntomas de TVP incluyen:

  • Hinchazón;
  • Dolor;
  • Enrojecimiento;
  • Caliente al tacto;
  • Calambres en la pierna o la pantorrilla;
  • Decoloración de la piel.

Si experimentas alguno de estos síntomas, informa a tu médico de inmediato.

Después de observar estos riesgos específicos de una abdominoplastia, es comprensible que estés más inseguro acerca de realizatse este procedimiento que cuando comenzaste a leer esta página.

Una cosa que puedes hacer para minimizar el riesgo de tu abdominoplastia es elegir un cirujano calificado y experimentado para que haga un buen trabajo por ti. En la siguiente sección veremos cómo hacerlo.