La Guía Epica de la Abdominoplastia

La Recuperación de una abdominoplastia

Cuando lea sobre la recuperación de una abdominoplastia, nada de lo que leas a continuación debe tomarse de manera literal. Todos sanan a diferentes ritmos. Esta guía tiene la intención de darte una idea de qué esperar a medida que te recuperas de tu abdominoplastia.

Tu recuperación de una abdominoplastia comienza ya…

Tu recuperación de una abdominoplastia comienza ya 

Tu recuperación de una abdominoplastia comienza casi que inmediatamente después de salir del quirófano.

Después de un par de horas de que alguien extirpe tu barriga, puedes tener ganas de acostarte y relajare, pero tu médico insistirá en que te levantes y te muevas, aunque sea un poco, para ayudar a prevenir la formación de coágulos sanguíneos en tus piernas.

Estarás aturdido por la anestesia. Y te sentirás incómodo con la faja postquirúrgica y los drenajes que usarás.

Oh sí, hablando de fajas postquirúrgicas y drenajes…

Después de la cirugía, se te pondrá una faja postquirúrgica o un vendaje compresivo diseñado para comprimir el abdomen, lo que le quita presión a la cicatriz y ayuda a reducir la hinchazón.

Fajas postquirúrgica con drenjes
Fajas postquirúrgica con drenajes. (fuente de imagen)

Unido a este vendaje habrá dos drenajes, recipientes de plástico conectados a los tubos de drenaje que saldrán de tu abdomen.

Te preguntarás, “¿y qué es lo que recolectan estos desagües”?

Con esta cirugía, se está separando la piel y la grasa del músculo subyacente. La reacción natural de tu cuerpo es tratar de volver a sellar estas capas con líquido.

Pero si se acumula demasiado líquido, las capas no se pueden sellar correctamente. Es como si pusieras demasiada mermelada en el sándwich. Las rebanadas de pan simplemente se deslizarán.

Los drenajes ayudan a mover la sangre y el líquido hacia fuera del abdomen, previenen la hinchazón y promueven la cicatrización.

Las primeras 24 horas de recuperación de la abdominoplastia

Entonces, como dije antes…

Cuando llegues a casa, todavía estarás bastante drogado con los medicamentos anestésicos que te dieron durante la cirugía. Incluso podrías pensar, “Ehh… esto no es tan malo después de todo”. Bueno…

Se pone peor, así que disfruta mientras puedas.

Muy probablemente te sentirás realmente cansado. La mayoría de las cirugías se programan para la madrugada, por lo que te levantarás temprano. Además, tu cuerpo ha sido desarmado y vuelto a armar. Y eso tiende a desgastar a la persona.

Tu cuerpo gasta una gran cantidad de energía en el proceso de curación, así que escucha a tu cuerpo y descansa. No te esfuerces en hacer nada.

En realidad, sólo hay una cosa que debes esforzarte por hacer …

Mantén tus piernas en movimiento.

A pesar de que tu cuerpo simplemente quiere estar recostado, es importante mover las piernas al menos un par de veces después cuando regreses a casa. Mover las piernas se puede hacer en la cama o caminando.

¿Por qué es esto?

Después de la cirugía, corres el riesgo que se formen coágulos en las piernas. Mover las piernas, incluso si estás en cama, te ayudará a evitar la formación de coágulos.

A continuación, encontrarás información sobre qué hacer y qué no hacer durante los primeros meses de tu recuperación, junto con una idea de cómo te puedes sentir durante la recuperación de la abdominoplastia.

Pero hay una cosa que escuché y leí mientras investigaba esta sección es …

Nada se compara a pasar por el proceso de recuperación.

Puedo decirte que será doloroso … y lo será … pero hasta que no lo experimentes por ti mismo, no tendrás una imagen precisa del proceso de recuperación.

Semana 1

Haz esto durante la primera semana de tu recuperación…
  • Usa el vendaje compresivo y los drenajes en todo momento, excepto para ducharte o tomar un baño de burbujas.
  • Mueve tus piernas. Camina al menos unas pocas veces al día para ayudar a reducir el riesgo de coágulos de sangre en tus piernas. Cuando te recuestes, intenta mover las piernas y flexiona los tobillos para mantener la sangre en movimiento.
  • Cambia los vendajes a diario, según las instrucciones de tu médico.
  • Limpia el área diariamente, según las instrucciones de tu médico.
  • Toma los analgésicos indicados para mantenerte por encima del dolor. No te saltes las dosis en el horario indicado.
  • Toma los antibióticos según lo instruido.
  • Dúchate si tu cirujano te lo permite. (Día 2-3)
  • Límpiate el cuerpo con esponjas húmedas si no te han autorizado darte una ducha. (Dia 2)
  • Primera cita de seguimiento con el cirujano. (Día 7)
  • Retira los desagües. (~ Día 7)
  • Duerme con la parte superior del cuerpo ligeramente inclinada (usa almohadas para apoyarte).
  • Duerme con las rodillas ligeramente flexionadas (coloca almohadas o mantas debajo de las rodillas).
  • Bebe mucho líquido (agua y bebidas deportivas para obtener electrolitos).
  • Tómate un ablandador de heces o un suplemento rico en fibra para prevenir el estreñimiento causado por los analgésicos narcóticos y los medicamentos anestésicos.
  • Mantén pastillas para la garganta o caramelos para evitar que la garganta se te ponga áspera. NO querrás toser en lo absoluto.
Cómo te sentirás y cómo te verás durante la primera semana de recuperación de tu abdominoplastia …
  • Te sentirás adolorido, pero no tan adolorido. (Día 1)
  • Te sentirás como si te hubieran levantado a golpes (Días 2-5)
  • La hinchazón AUMENTA después del tercer día.
  • Tu garganta estará adolorida y reseca por el tubo de respiración y los anestésicos (días 1-3).
  • Se te dificultará erguirte- un 70% en línea recta.
  • Te resultará difícil pararte y caminar sin ayuda (Días 1-5).
  • Cuando retires el vendaje compresivo, podrás sentirte aturdido y/o con náuseas debido a un cambio en la presión sanguínea. Asegúrate de tener a alguien a tu lado o estar cerca de una silla para que puedas sentarte si lo necesitas.
  • Puedes sentirte constipado y no poder defecar durante los primeros 3-4 días.
No hagas esto durante la primera semana de recuperación de tu cirugía estética de abdomen …
  • No te rías (en serio … no lo hagas).
  • No bebas alcohol
  • No uses productos que contengan nicotina (o limita la cantidad que usas)
  • No hagas ejercicio.
  • No levantes nada que pese más de un par de libras.
  • No hagas tareas domésticas. Sí, tienes un bono de regalo para no hacer nada en la casa.
  • No te duches (primeras 48 horas).
  • No te duches solo, en algunos casos puedes desmayarte o perder el equilibrio debido a mareos.
  • No te bañes ni te sumerjas en agua “estancada” para evitar infecciones.
  • No te saltes tus medicamentos para el dolor. Prevenir el dolor es más fácil que jugar a controlarlo.
  • No expongas tus cicatrices o abdomen al sol. La exposición al sol puede afectar el color de la cicatriz.
  • No comas alimentos con alto contenido de sodio para ayudar a prevenir el estreñimiento.

Semanas 2-4

Haz esto durante las semanas 2-4 de tu recuperación de abdominoplastia …
  • Usa tu vendaje de compresión según las instrucciones o según sea necesario.
  • Cambia tu prenda de compresión a una más ligera, como un Spanx. (semanas 3 y 4)
  • Duerme con la parte superior del cuerpo ligeramente inclinada (usa almohadas para apoyarte).
  • Duerme con las rodillas ligeramente flexionadas (coloca almohadas o mantas debajo de las rodillas).
  • Intenta volver al trabajo siempre y cuando el nivel de actividad física sea bajo (10-14 días después de la operación). Planea quedarte solo una parte del día.
  • Puedes volver a conducir (7-10 días).
  • Continúa tomando tus medicamentos para el dolor según sea necesario y según lo recetado. (semanas 2-3)
  • Reduce la cantidad de medicamentos contra el dolor. (semana 4).
  • Intenta hacer un poco de ejercicio ligero si recibes el “OK” de tu médico (semana 2+).
  • Bebe mucho líquido (agua y bebidas deportivas para recuperar electrolitos).
Cómo te sentirás y lucirás durante las semanas 2 a 4 de tu recuperación de abdominoplastia …
  • Tu digestión debería volver a la normalidad. ¡No más estreñimiento!
  • Si bien tu cola podría estar funcionando mejor, es posible que no tengas muchas ganas de comer bastante. Algunas personas informan sentirse llenas muy rápidamente en las primeras semanas después de la cirugía.
  • Todavía te sentirás adolorido y es posible que debas tomar algunos analgésicos de venta libre según sea necesario.
  • Todavía estarás bastante hinchado, especialmente alrededor de la cicatriz.
  • El abdomen se sentirá muy apretado, como si se fuera a rasgar o separar al levantarse.
  • – Deberías ser capaz de pararte más erguido – aproximadamente un 90% en línea recta.
  • Te sentirás fatigado en el trabajo por tener que sentarte o pararte todo el día. No te sorprendas si no aguantas un día entero, incluso en un trabajo de oficina.
  • Si haces ejercicio, lo harás a una intensidad mucho menor porque te sentirás tenso, adolorido y sin aliento.
  • La cicatriz estará roja e hinchada, pero puedes tolerar que la toquen.
No hagas esto durante las semanas 2-4 de recuperación…
  • No bebas alcohol.
  • Evita usar productos que contengan nicotina (o limita la cantidad que usas).
  • No hagas ejercicio (a menos que sea autorizado por el médico).
  • Si necesitas hacer algún quehacer doméstico, haz lo mínimo. (semanas 2-3)
  • No te bañes ni te sumerjas en agua “estancada” para evitar infecciones.
  • No levantes nada que pese más de 20 libras (o menos si tu médico lo indica).
  • No expongas tus cicatrices o abdomen al sol. La exposición al sol puede afectar el color de la cicatriz.
  • No comas alimentos con alto contenido de sodio. La sal hace que tu cuerpo retenga agua y pueda causar estreñimiento.

Mes 2

Haz esto durante tu segundo mes de recuperación de la abdominoplastia …
  • Usa tu prenda o venda de compresión hasta que tu médico te indique que dejes de usarla. (Semanas 4-6)
  • Ahora podrás reanudar el ejercicio – levantamiento de peso ligero y cardio ligero. Ajusta la intensidad según cómo te sientas. (Semanas 4-6)
  • Escucha a tu cuerpo. Cuando te dice que está cansado y necesita descansar, escúchalo.
  • Puedes continuar bañándote, pero solo SI tu cicatriz está COMPLETAMENTE sellada. (~ Semana 6-7)
  • Bebe mucha, mucha agua.
Cómo te sentirás y lucirás durante el segundo mes de tu recuperación de la abdominoplastia …
  • El dolor que sentirás puede estar más relacionado con la reparación muscular (si alguna vez has tenido una reparación muscular) y se sentirá más en la parte superior del abdomen.
  • Todavía sentirás un dolor leve a moderado, especialmente durante el ejercicio.
  • Aún estarás hinchado. Probablemente más de lo que esperabas
  • La hinchazón puede aumentar cuando se ejercita.
  • Tu peso variará de 3 hasta 4 libras durante el día.
  • La cicatriz se está desvaneciendo y es más rosada que roja (semana 6+).
No hagas esto durante el segundo mes de tu recuperación de abdominoplastia …
  • No bebas alcohol
  • No uses productos que contengan nicotina (o limita la cantidad de nicotina que usas)
  • No te bañes ni te sumerjas en agua “estancada” para prevenir infecciones (semanas 4-5).
  • No levantes nada que pese más de 20 libras (o menos si tu médico lo indica).
  • No expongas tus cicatrices o abdomen al sol. La exposición al sol puede afectar el color de la cicatriz.

Mes 3 y más allá

Haz esto durante tu tercer mes, y más allá, de tu recuperación de la abdominoplastia …
  • Ya puedes dejar de usar la venda o la prenda de compresión.
  • Volver a dormir como antes, apoyándote con almohadas cuando sea necesario.
  • Aumenta la intensidad del ejercicio escuchando a tu cuerpo. Detente si sientes que es demasiado.
  • Sé paciente con tu proceso de recuperación. Te sentirás mejor y esperarás que las cosas vuelvan a la normalidad, pero es probable que tu hinchazón persista hasta cerca de los 6 meses.
  • Puedes continuar disfrutando de tus bebidas alcohólicas favoritas, dentro de lo razonable. A nadie le gustaría vomitar justo después de una abdominoplastia. Aún peor es vomitar y luego estar con guayabo y con abdominoplastia.
Cómo te sentirás y lucirás 3 meses después de tu abdominoplastia …
  • La mayor parte de la hinchazón se habrá ido, pero cierta hinchazón se mantendrá durante los próximos meses.
  • Estarás casi sin dolor (semana 10).
  • Puede sentir dolor en la parte superior del abdomen, si se realizó un trabajo de reparación muscular.
  • La incisión se verá más púrpura. La mayoría de los médicos te dirán que cerca de las 12 semanas la cicatriz está en su punto más oscuro. Sé paciente. Si estás enloqueciéndote por la apariencia de tu cicatriz, espera hasta cerca de los 6 meses para tomar cualquier decisión sobre la revisión de la cicatriz.
  • Probablemente a veces todavía te sientas fatigado. Tu cuerpo todavía está sanando, así que asegúrate de descansar mucho.
  • Podrás sentirte bastante rígido y adolorido al levantarte después de estar sentado durante largos períodos de tiempo.
No hagas esto durante el tercer mes de tu recuperación de la abdominoplastia …
  • No uses productos que contengan nicotina (o limita la cantidad que usas)
  • No exageres con el gimnasio o con el ejercicio. Escucha a tu cuerpo.
  • No exponga sus cicatrices o abdomen al sol. La exposición al sol puede afectar el color de la cicatriz.

En la siguiente sección, encontrará algunos consejos para facilitar su recuperación de la abdominoplastia.

consejos para la recuperación de la abdomioplastia

El momento de planear tu recuperación es antes de someterte a cirugía. Simplemente no estarás en forma para salir y conseguir las cosas que necesitas.

Esta sección te ayudará a prepararte para tu recuperación.

Haz arreglos para que alguien se quede contigo por al menos una semana después de la cirugía.

  • No podrás levantar nada.
  • No podrás inclinarte.
  • Apenas podrás moverte durante los primeros 3-4 días.
  • No podrás ducharte solo.

Tendrás que tener a alguien contigo las 24 horas del día durante al menos una semana. Mejor si es por dos semanas. Asegúrate de que sea alguien con quien te sientas cómodo que te vea en tu peor momento… y más aún… desnudo.

Si tienes hijos, haz arreglos para que se queden con un amigo o pariente durante la primera semana.

Es mucho trabajo cuidar a alguien que acaba de ser operado. Realmente no hay tiempo para cuidar a los niños pequeños también. Por lo tanto, ten piedad de tu cuidador y envía a los niños a quedarse con otro amigo o familiar por lo menos durante la primera semana.

Planea comidas pequeñas y fáciles de preparar bajas en sodio.

Durante las primeras semanas probablemente no tendrás mucho apetito, por lo que tus comidas no tienen que ser grandes ni complicadas. Pero querrás tener los ingredientes a la mano para preparar las comidas antes de someterte a la cirugía, para que luego no tengas de qué preocuparte.

Es posible que quieras considerar comprar un montón de comida congelada de una sola porción que se pueda calentar rápidamente y no te llenarán mucho. Solo asegúrate de que lo que comas sea bajo en sodio para que no le adiciones más al problema de estreñimiento posiblemente experimentes.

Alquila una mesa de hospital. Si alguna vez has estado en un hospital, has visto esas mesas.

Tienen ruedas que se deslizan debajo de la cama, lo que te permite tener una mesa sobre tu regazo en la cama.

Es un gran lugar para poner lo esencial:

  • Botella de agua
  • Control remoto de TV
  • Libro
  • Teléfono

Cuando mi esposa tuvo su cirugía, pude alquilar una por semanas.

Ten paquetes de hielo a la mano.

Vas a tener MUCHA hinchazón. Tener bolsas flexibles de “hielo” o gel frío a la mano para colocar debajo del vendaje te ayudará a controlar la hinchazón. Solo asegúrate de envolverlos en una toalla delgada, un trapo o una camiseta vieja para que no te congele la piel.

Compra un pastillero para mantener tus medicamentos organizados.

Cuando debes tomar más de un medicamento, puede ser confuso. Tener cada dosis preparada en un organizador de pastillas puede ayudarte a asegurarte de tomar exactamente lo que se supone que debes tomar, no demasiado ni muy poco.

Establece alarmas para tus medicamentos.

También debes asegurarte de tomar el medicamento cuando se supone que debas hacerlo. Si olvidas una dosis, es fácil que el dolor se intensifique. Pon alarmas en tu teléfono para que no te saltes una dosis de analgésicos.

Es importante tomar tus medicamentos según lo recetado para mantener el dolor bajo control. Si te retrasas y dejas que el dolor se arraigue, será difícil de vencer.

Ten a la mano un buen suministro de bebidas deportivas.

No hace falta decir que necesitarás beber mucha agua después de la cirugía, pero también deberías estar bebiendo algún tipo de bebida deportiva para ayudar a reponer los electrolitos perdidos.

Abastécete de material de lectura y audiovisual.

Tienes al menos una semana completa en la que no debes hacer nada más que descansar. Asegúrate de tener suficiente material de lectura y películas o programas de TV para ver.

ADVERTENCIA: NO veas ni leas nada gracioso. La risa te hará llorar. No estoy bromeando. Más de una persona ha informado que el dolor experimentado por la risa es tan doloroso que los hizo llorar.

Ten toallitas desinfectantes y gel cerca en todo momento.

Compra varias botellas de desinfectante de manos y colócalas estratégicamente en toda la casa. Asegúrate de que tanto tú como tu cuidador los usen con regularidad para prevenir infecciones o evitar contraer un resfriado u otra enfermedad. ¿Te imaginas toser o estornudar durante tu recuperación?

Hablando de luchar contra enfermedades.

Tómate tus vitaminas, asegúrate de tomar un multivitamínico.

Ten un buen suministro de almohadas y mantas.

Cuando llegues a casa, probablemente te irás a la cama poco después de llegar. Ya que no podrás acostarte totalmente horizontal, necesitarás asegurarte de que puedas mantenerte inclinado. Necesitarás muchas almohadas para que tu cuerpo esté en la posición correcta.

Además, podrás darte cuenta de tu temperatura corporal pasa de sentir mucho frío a sentirse muy caliente, por lo tanto, ten un suministro de mantas, las más delgadas que puedas tener, en lugar de tener una sola gran manta gruesa.

 

Compra una silla para laducha.

A pesar de que se te autorizará a ducharte después de aproximadamente 48 horas, no serás capaz de mantenerte de pie y no tendrás la fuerza para permanecer de pie por mucho tiempo. Tener una silla en la ducha te permitirá limpiarte sin perder el equilibrio cuando te canses.

IMPORTANTE: Hay personas que han informado que cuando les remueven el vendaje compresivo, se sienten aturdidos y con náuseas. Tener una silla cerca te mantendrá a salvo y te asegurará de que no te caigas en el baño si te mareas o te desmayas.

Compra un cordón para ducharte.

Los drenajes pueden dificultar la ducha. Normalmente, están ajustados al vendaje compresivo. Pero cuando te duchas, debes quitártelo. Entonces, ¿qué debe hacer uno?

Bueno, puedes comprar un cordón que vaya alrededor de tu cuello y luego enganchar tus desagües al cordón o ser muy elegante y comprar uno de estos bolsitos plásticos para la ducha.

Compra un ablandador de heces.

Los medicamentos para el dolor y los medicamentos que te administran para la anestesia general a menudo causan estreñimiento. Asegúrate de haber comprado algo para ayudar a ablandar tus heces antes de someterte a la cirugía. En realidad, no es una mala idea comenzar a tomarlo uno o dos días antes de la cirugía para asegurarte de que funcionen cuando llegues a casa. Pujar fuertemente no es algo que querrás hacer después de la cirugía.

Ten un suministro de toallas higiénicas para usar como gasa.

Vas a derramar mucha sangre y líquidos más o menos durante el próximo mes. Las toallas femeninas son una excelente manera de absorberlo todo. Simplemente ponlas en su lugar y asegúralas con gasa. Sí, una abdominoplastia puede darte un estómago más plano, más liso y con más contorno.